Brooks Cascadia 12. La reina de la montaña

La Brooks Cascadia es uno de los modelos que todo amante del trail running ha probado o debería probar alguna vez en su vida. Son muchos los corredores que se han iniciado en el trail gracias a este modelo, dada su polivalencia y su capacidad para adaptarse con comodidad a muchos tipos de corredores distintos.

Es esta Brooks Cascadia 12 un modelo capaz de cumplir en todas las situaciones que pueden darse durante una carrera de montaña, siendo cómoda para carreras en pistas fáciles al mismo tiempo que se defiende muy bien en zonas más técnicas, pasando por partes embarradas e incluso rocas.

Sus datos técnicos más destacables son sus 355 gramos de peso en una talla 10,5 US y 10 mm de drop.

Comencemos analizar porque la Cascadia se ha convertido en una referencia en el segmento del trail:

Upper

El upper siempre es una zona crítica y un elemento clave en cualquier zapatilla de trail running. En el caso de la Cascadia 12 se trata de una parte bien resuelta. Su mesh es bastante cerrado y resistente, sin llegar a perjudicar la transpirabilidad que sin ser una maravilla, alcanza el nivel de aprobado.

La parte baja del upper, justo en la zona que se conecta con la media suela vemos un refuerzo plástico que rodea todo el perímetro de la zapatilla, consiguiendo que tengamos una sensación de mayor ajuste a nivel de la planta del pie y además sirve como protección adicional de cara a los impactos que podemos sufrir con ramas o piedras durante la carrera.

La zona de los cordones está muy bien resuelta dado que en su cara interna vemos dos trabillas que conectan los cordones con la parte de la media suela, consiguiendo que cuando nos abrochemos la Cascadia consigamos un ajuste perfecto, impidiendo además el movimiento del pie en las situaciones más peliagudas.

El uso de refuerzos termosellados tiene cabida en esta Cascadia 12 en forma de tres tiras a la altura del medio pie y un refuerzo en el uñero.

En la parte delantera encontramos un refuerzo de piel sintética cosido más contundente, de forma que nuestros dedos quedan protegidos ante posibles impactos.

El tirador en la parte superior del talón se mantiene igual que las versiones anteriores para poder colocar la zapatilla en el pie con total facilidad

Mediasuela

Básicamente encontramos dos compuestos encargados de la amortiguación en la Cascadia 12. El primero es el clásico Biomogo, creado por la marca Brooks hace ya bastantes temporadas y que consigue mejorar la capacidad de amortiguación en un 30% con respecto a la goma EVA tradicional.

El otro gran material, y sin duda protagonista en la mayoría de las zapatillas de Brooks, es el DNA, una sustancia no newtoniana que es capaz de adaptarse a los diferentes niveles de impacto del corredor devolviendo más o menos energía y por lo tanto, dando lugar a un tacto más o menos acolchado en función de la necesidad.

También dentro de la media suela tenemos el BRD, o ballistic rock shield, encargado de la planta del pie de los impactos que pueden producir las piedras, raíces o cualquier elemento punzante que se encuentre en el suelo y que tengamos la mala suerte de pisar.

Finalmente, el tacto de amortiguación de la Brooks es de una dureza intermedia, sin tener la sensación de excesiva firmeza quedan algunos modelos muy técnicos, pero tampoco resultando incómoda para largos entrenamientos por la montaña.

Suela

La parte de la suela sin duda es clave en cualquier zapatilla, pero aún mucho más en las zapatillas cuya misión es obtener su mayor rendimiento en la montaña.

Es esta parte quizá donde más cambios podemos apreciar en esta Cascadia 12 con respecto a su antecesora. Lo primero que podemos observar es un aumento significativo del tamaño del taqueado con menor cantidad de tacos pero más grandes.

Esta nueva disposición del teclado tiene como resultado que la Cascadia 12 se nota con mejor agarre en subidas pero sobre todo aporta una gran sensación de seguridad en las bajadas.

En la parte de la suela también encontramos otro de los sistemas que Brooks lleva aplicando en la Cascadia desde hace varias temporadas y además con mucho éxito. Se trata de los pivot points. Son algo así como dos “barras antivuelco”, situadas a la altura de los metatarsos y a la altura del talón que atraviesan la zapatilla de lado a lado, consiguiendo una sensación de mayor aplomo cada vez que nuestro pie se inclina.

La durabilidad de la suela ha aumentado, sobre todo debido al aumento del tamaño de los tacos que ofrecen una mayor superficie y reparten más el desgaste.

Conclusiones

Como ocurre con todas las Brooks, lo más habitual es que cualquier corredor que jamás se haya calzado unas se encuentre muy a gusto nada más ponérselas. Pero lo cierto es que en el caso de las Cascadia 12 además de esta primera sensación todas las demás sensaciones que vienen después también acompañan. Es una zapatilla muy polivalente para la montaña pero realmente no flojea en ningún terreno siendo capaz de enfrentarse a prácticamente todos los tres a los que queramos someterla

¡COMPRA AQUÍ LA BROOKS CASCADIA 12!