Cristina Osorio

Cristina 2
Habrá gente a la que el nombre y la cara de Cristina Osorio le suenen de algo.
Su historia se publicó en algunos medios hace unos años, pero en Deportes Evolution hemos querido dedicarle un post, porque nos parece que no debe quedar en el olvido.
Siempre apoyamos la motivación, la lucha, la constancia, la superación, y eso es lo que tenemos en esta historia, tal y como ella lo relató, así se demuestra una vez más, que siempre podemos aprender de los demás.
Merece la pena dedicar unos minutos a leer este post, y también a ojear la página de 1km 1 sonrisa. No tiene desperdicio!

Todo comenzó a finales de agosto en el año 2001, hacía mucho calor y yo estaba tumbada en el césped, bajo la sombra de un árbol, cuando comencé a tener una sensación muy rara en mi piel, en general no me encontraba bien y el calor me molestaba especialmente. Cuando le conté esto a mi madre, inmediatamente, me obligo a ir al hospital. Me pareció una reacción exagerada, pero fui.
Nada mas llegar me ingresaron, eso me asustó. Me hicieron todo tipo de pruebas, incluida una punción lumbar mal hecha que me dejo secuelas y me mantuvo en la cama durante un largo mes y medio, totalmente horizontal, sin ni siquiera poder colocarme una almohada en la cabeza. Era la única forma en la que podía mantener controlado el dolor de cabeza.
Después del infierno de las pruebas el médico entró en mi habitación y me soltó: “tenemos tu diagnóstico, tienes esclerosis múltiple”. Y ahí se quedó todo, no me dijo nada más.
Yo juro que pensé que aquello era el fin, la única imagen que vino a mi cabeza fue silla de ruedas y muerte. No sabía nada de esta enfermedad y nadie me contaba nada. Durante un tiempo el miedo se apoderó de mí, me paralizó.

Pero finalmente pude continuar con mi vida, sin pensar que esto había pasado.
En el año 2007 después de una carrera de caballos, mientras me duchaba para irme a casa, me di cuenta de que no sentía el agua que resbalaba por mis piernas; era como si no fueran mías. Inmediatamente supe que se trataba de un nuevo brote de la enfermedad. Fui inmediatamente al hospital. Al día siguiente no sentía nada desde el pecho hasta los pies, el dolor era insoportable y además a penas podía caminar, necesitaba ayuda para prácticamente todo.

Todo este proceso estuvo acompañado de una gran tristeza cada día que no podía controlar. Al cabo de una semana, cuando me dieron el alta, tuve que irme sola a casa. Nunca me gustó que estuvieran pendiente de mí, pero resultó ser una auténtica aventura. ¡mi casa tiene escaleras! Las tenía que subir gateando y a duras penas llegaba. Gracias a Dios mis brazos y manos funcionaban bien, así que tampoco fue tan grave, ya que mis brazos servían de piernas cuando tenía que subir las escaleras. Poco a poco noté que mi cuerpo se iba recuperando y que los dolores no eran tan fuertes. La mejoría no se notaba de un día para otro y tenía que hacer un esfuerzo para recordar como estaba una o dos semanas atrás, era entonces cuando me daba cuenta de que efectivamente mejoraba. No contaba con ayuda ni con nadie que me compadeciera y eso fue una gran ventaja.

Al poco tiempo decidí subirme encima de un caballo para ver qué pasaba y cuáles eran las sensaciones que tenía. Al principio, me sentía como un auténtico saco de patatas, no controlaba mis piernas en absoluto y además en un mes de no poder moverme prácticamente nada, perdí una gran parte de mi musculatura. Lo bueno fue que las piernas apenas se me cansaban. Fue cuando pensé que sería bueno ponerme en forma otra vez, compitiendo lo antes posible, sé que fue un poco una locura pero la sensación de acabar una carrera de caballos, sin sentir las piernas cansadas fue una gran experiencia, hasta llegué a sentir ventaja sobre los demás jockeys.

En dos meses estaba casi recuperada, mi vida siguió exactamente igual que antes. Incluso me apunté a correr triatlones y carreras de distancia!

Un año más tarde en el 2008 y tras un momento muy intenso de stress, apareció mi tercer brote. Sentía que mi vida no podía seguir así, notaba que algo iba a pasar, reconozco que tuve miedo y ocurrió. Tuve una neuritis óptica de la que no me he recuperado nunca y la cual me obligó a retirarme del mundo de la competición.

Creo que fue uno de los momentos mas tristes de mi vida y una de las decisiones mas duras que he tenido que tomar. Decidí retirarme en agosto del 2008 montando un gran premio de yeguas. Era una ilusión que tenía, la cumplí y de verdad que fue inolvidable. Pasados unos meses me di cuenta que la alta competición no me hacia ningún bien, y comencé a ver las cosas desde otro punto de vista.El ser madre hace dos años, me dió mucha fuerza para luchar con el día a día, tengo mas energía y se han reducido las crisis de fatiga que produce la enfermedad, las mantengo a raya con el deporte, puedo jugar con mi hija sin cansarme, cogerla en brazos… El año pasado, corrí 2 maratones, siendo la primera española en completar los míticos 42km con esclerosis múltiple. Este año mis objetivos son, un maratón de montaña en Mayo y un ultramaratón , también de montaña de 80 km y unos 8000mts de desnivel acumulado en junio, si los consigo terminar, seré la primera mujer en el mundo en lograrlo.

La montaña es mi medicina, me encanta parar a mirar el paisaje, las montañas, las nubes… No me importa el tiempo que haga, sólo pienso en llegar a donde quiero, disfrutando por el camino. La pérdida de visión en el ojo izquierdo me ha enseñado nuevas prioridades, a disfrutar mas de la vida y de las cosas, a apreciar mucho mas lo que veo, las cosas tan maravillosas que nos rodean.Cristina Cada mañana que salgo a correr con mis perros, lo primero que pienso es en lo afortunada que soy. He aprendido a valorar mucho más el olor del campo, la lluvia en mi cara, el olor del amanecer en verano, el silencio de la nieve, mirar al cielo, a las estrellas y darme cuenta de lo pequeños que somos y en las cosas tan grandes que podemos hacer.

Quiero hacer de mi enfermedad algo más positivo aún como es ayudar a las personas y darles mi apoyo. A veces nuestro entorno, nuestra familia y hasta nuestros amigos con la mejor de las intenciones nos sobreprotegen y con ellos nos limitan, nos pueden hacer sentir más enfermos e incluso que caigamos en la autocompasión.

Me gustaría encontrar a otras personas con enfermedades crónicas, que quieran sacar lo mejor de sí mismas en la medida de sus posibilidades, personas con ideas, con sueños y entusiasmo que le quieran echar un pulso a la adversidad y convertirla en una ventaja, y ayudar a otros que necesitan su ayuda, porque la solidaridad nos hace mejores, multiplica los esfuerzos, perfila los sueños y ahuyentan los miedos. No estamos solos, nos tenemos a nosotros mismos. Somos de la pasta que queremos ser y para eso he creado 1km 1sonrisa.

Puedes visitar la web en www.1km1sonrisa.org

 

Quiero darle las gracias a mi hija Ada, por existir

Cristina Osorio. Madrid.

1km 1sonrisa

 

Deja un comentario