La importancia de los estiramientos

Hubo alguna vez un mundo en el que no era necesario estirar para realizar una actividad deportiva de manera eficiente, pero pronto se descubrió que ese mundo sólo estaba en nuestros sueños. El consejo de los especialistas deportivos es claro: una buena rutina de estiramientos, aunque nos lleve algún tiempo y en ocasiones nos sea incómodo, es imprescindible para realizar una actividad deportiva  correcta.

Los beneficios del estiramiento de los diferentes grupos musculares son numerosos y muy variados. En esencia, estiramos para eliminar la tensión de los músculos cargados durante el ejercicio, al mismo tiempo que estimulamos la circulación sanguínea y recuperamos la longitud inicial de los músculos utilizados. No son pocos los beneficios para haber empezado por el principio. Pero hay más. Si después de la práctica deportiva realizamos los correctos estiramientos interiorizaremos mejor la carga de trabajo, mejorando nuestra resistencia y tolerando mejor cargas de trabajo similares en el futuro.

Es decir, estirar de manera correcta es imprescindible para mejorar en cualquier disciplina.

Sin embargo, los puntos positivos del estiramiento no son únicamente anatómicos ni musculares. Lógicamente, cuando tenemos la musculatura en un estado óptimo, la ejecución de movimientos más intensos y explosivos, además de la coordinación entre ellos, es mejor asumida por todo nuestro cuerpo, del mismo modo que reducimos el riesgo de lesiones y roturas fibrilares fruto de algún exceso de carga en el músculo. Es muy importante realizar el estiramiento con la máxima concentración posible, sin dar rebotes  y con unos apoyos estables que nos hagan adoptar una posición cómoda y relajada. La respiración debe ser lenta y pausada.

Poco a poco iremos conociendo nuestro umbral de flexibilidad. Aunque tengamos que someter al músculo a una tensión óptima hay que procurar no sobrepasar este límite. A medida que estiremos de una manera más habitual sabremos cuáles serán los grupos musculares en los que tendremos que poner un poco más de concentración y tensión, ya que serán ésos los que nos posibiliten realizar el ejercicio de una manera más beneficiosa.

Poco a poco deberemos incrementar la tensión en el estiramiento de todos los grupos musculares para experimentar la mejora, pero siempre pasar esa referencia. Cada uno tenemos niveles diferentes de flexibilidad, por lo que es conveniente no hacer del estiramiento una competición contra cualquier otro compañero o rival. Los perjuicios serán mucho peores comparados con cualquier mínima satisfacción personal. De hecho, los estiramientos harán posible redimirnos en la auténtica competición sin riesgo a lesiones, sobrecargas o simplemente disfrutando de una manera más relajada y segura la práctica de cualquier tipo de deporte.

 

Deja un comentario