Levitate, la revolución de Brooks

Brooks siempre ha sido marca comprometida con los corredores, y fruto de ello, siempre les ha ofrecido productos que funcionan. No han puesto patas arriba sus colecciones año tras año como otras marcas. Buscan la continuidad y el equilibrio que les otorga el acertar siempre con sus modelos.

Lo que ocurre es que no están solos, tienen competencia y ésta se mueve. Adidas fue quien hizo hace unas temporadas uno de los mejores movimientos. Creó una amortiguación, bueno, en realidad una mediasuela completa que no estaba basada en la clásica goma EVA, el archiconocido Boost. Los beneficios de amortiguación y reactividad fueron muy bien recibidos por los corredores y la competencia de Adidas se vió obligada a reaccionar. Llegó el Everun de Saucony, el Fresh Foam de NB…y ahora llega Brooks con su DNA AMP.

 El DNA AMP es un compuesto no basado en la goma EVA, sino una espuma de poliuretano desarrollado en colaboración con BASF (la misma empresa que ayudó a Adidas con su Boost). Sus características básicas son la gran amortiguación que aporta y la reactividad que consigue.

Tan buenas son sus características que en Brooks han decidido que se merece un nuevo modelo de zapatilla, y así ha nacido la Levitate, a la que ahora vamos a conocer en profundidad.

MEDIASUELA

Como hemos dicho, esta es la parte de la zapatilla que de hecho justifica su existencia. El nuevo material bautizado como DNA AMP es una espuma de poliuretano encapsulado en una membrana de TPU. Está desarrollado junto a BASF y consigue el ansiado equilibrio entre un calzado amortiguado y reactivo

Según los datos de la marca, nos encontraríamos ante el modelo con mayor retorno de energía del mercado. Más de dos años de trabajo contemplan a esta creación.

 

SUELA

La suela no es la parte más revolucionaria de esta nueva Levitate, pero si es cierto que se aleja de anteriores creaciones de la marca.

Es muy flexible gracias a las estrías en forma de flecha que se le han colocado en la zona del antepié. Son un total de 4, y aunque no son muy profundas, la elasticidad del material de la mediasuela hace que se noten mucho, consiguiendo que el comportamiento del pie se perciba como algo muy natural en el momento de la impulsión.

El taqueado es muy homogéneo, formado por tacos longitudinales perpendiculares al sentido de la marcha. Son bajos y compactos, por lo que el agarre es bueno en asfalto y  superficies duras. Podemos usarla sin muchos problemas por caminos de tierra en buen estado pero ese no será su punto fuerte.

 

UPPER

 

El upper tampoco es que sea revolucionario, sobre todo comparándolo con lo que vemos en la competencia, pero si se aprecia una evolución con respecto a otros modelos de Brooks.

Está claro que estéticamente no es un diseño rompedor, con un acabado monocromo azul navy que se inclina claramente hacia la discreción.

En cuanto a material, aquí si vemos detalles que no habíamos visto antes en Brooks. La malla Fit Knit se entrega a la tendencia actual de construir el upper sin costuras, totalmente en tela y con refuerzos sellados o creados jugando con el grosor del tejido en las diferentes zonas en función a la necesidad.

En la zona de la puntera observamos como el tejido se engrosa para mejorar la durabilidad y proteger de algún posible impacto esa zona. Vemos como desde los ojales bajan unas tiras plásticas selladas al upper que juegan un papel importante en el ajuste, dotando de mayor aplomo a esa zona y contribuyendo una vez más, a que el ajuste de las Brooks sea uno de los mejores del mercado, haciéndose cómodo y natural desde el primer momento, dando la sensación al corredor de que esa es “su zapatilla”.

La lengüeta tiene un mullido intermedio, lo que unido a los cordones planos consiga que no tengamos la sensación de exceso de presión en ningún punto.

El contrafuerte del talón  es bastante rígido pero muy cómodo, colaborando a la sensación de ajuste perfecto antes mencionada.

SENSACIONES

Nada más ponerlas sabemos que son unas Brooks. Quien conozca la marca sabrá que la mayoría de sus modelos son reconocibles con los ojos cerrados gracias a la naturalidad del ajuste y la sensación de comodidad que recibe el pie nada más calzarlas.

Una vez de pie ya apreciamos las primeras diferencias con otros modelos. La amortiguación se percibe blanda y mullida en cuanto a tacto, aunque sin llegar a la sensación de “esponja” que proporcionan algunas de sus competidoras como las Ultraboost de Adidas.

Al correr es cierto que se percibe la sensación de rebote, de que la zapatillas nos ayuda a seguir hacia delante al convertir el impacto que recibe en energía de retorno. Es difícil cuantificar si es mayor o menor que con otros sistemas, pero está claro que comparando con otros modelos de Brooks es un paso adelante en ese sentido.

La sensación de impulsión puede camuflar al principio el peso, pero cuando hagamos cambios de ritmo, percibiremos que los 318 grs. se sienten y nos harán encuadrar esta zapatilla como un modelo de entrenamiento. Eso sí, muy cómodo y amortiguado.

El drop es de 8 mm, algo que parece que temporada tras temporada se esta convirtiendo en el estándar en casi todas las marcas.

¡HAZ CLICK AQUÍ PARA HACERTE CON LA BROOKS LEVITATE!