Mizuno Wave Rider 21


La Mizuno Wave Rider 20 ha sido uno de los modelos más aclamados de la marca japonesa en los últimos años. Pues ahora, cuando todavía estamos degustando todas las virtudes del modelo anterior, nos encontramos con que llega diciembre y con ello la evolución.

Dada la revolución que supuso el modelo Rider 20 está claro que en esta nueva Mizuno Wave Rider 21 es lógico que lo que vayamos a encontrar son pequeños cambios que la hacen un modelo aún más apetecible.

Vamos a echar un vistazo a la zapatilla en general y a los cambios de los que hablamos:

Suela:

 

En esta parte nos encontramos con el clásico compuesto x10 de mizuno, un caucho de carbono con buena resistencia a la abrasión y que la vez permite un agarre correcto en casi todas las superficies. Y decimos en casi todas, porque es cierto que su taqueado ancho y plano tiene una buena base de apoyo para correr por asfalto, pero en superficies mojadas o en tierra muy suelta notamos como la tracción pierde enteros, algo que sin llegar a ser preocupante, si que se percibe.

Las estrías de flexión son pocas y no demasiado profundas. En la parte de los metatarsos nos encontramos dos ranuras, una de ellas atraviesa la zapatilla desde la cara interna a la externa y la otra empieza en la cara externa y llega hasta algo más de la mitad.

Lo cierto es que la Rider en ningún momento y en ninguna de sus versiones se ha mostrado hiperflexible y de hecho de ahí parte una de sus grandes virtudes, la zapatilla es muy reactiva, volviendo muy rápido a su posición de origen y haciendo ese efecto de impulso que todos los usuarios de este modelo conocen muy bien.

 

Mediasuela:

 

La parte de la mediasuela fue quizá la que más atención recibió en la última revisión de la Rider, por tanto en esta Rider 21 no se ha modificado nada.

Seguimos encontrando básicamente tres tecnologías: el u4icX, un compuesto de goma EVA que está en contacto con el material de la suela es decir la parte más baja de la media suela. Este material es muy absorbente al impacto y con buen recorrido de amortiguación, por lo que se sitúa en la zona de mayor impacto, que es la parte del talón. Justo por encima de u4icX nos encontramos con el u4icX, que va desde el talón hasta la puntera siendo el material que forma el 70% de la media suela de esta Rider 21, este material se diferencia con respecto al u4icX en que es igual de ligero pero algo más firme y estable por lo que aporta gran parte de la capacidad de impulso de la Rider 21.

Además de estos compuestos de goma EVA, nos encontramos con la clásica plataforma Wave fabricada en Pebax y que aporta dos cosas: por una parte sirve para estabilizar la zapatilla haciendo que sea particularmente estable, una característica que siempre se ha agradecido mucho en todas las Rider. Por otro lado la plataforma Wave tiene una forma que le permite ayudar al u4icX y al u4ic a absorber el impacto de la pisada.

Como decíamos, una media suela a la que no se le puede sacar absolutamente ninguna pega. Ligera, amortiguada y estable, todo lo que podemos pedirle a una zapatilla de entrenamiento.

 

Upper:

 

Llegamos a la zona en la que Mizuno este año ha invertido más esfuerzos en su renovación. La forma del Upper sigue siendo la misma, aportando un buen ajuste pero también una buena amplitud, sobre todo en la parte de los dedos, lo que hace que prácticamente los pies de todos los corredores se encuentren cómodos cuando se calzan una Rider.

 

La malla se ha modificado levemente haciéndola más transpirable y con un ajuste al pie algo mejor. También la zona del collar ha cambiado con un material distinto al del resto del upper, buscando un mejor acolchado y un ajuste más agradable.

 

 

Conclusiones:

Nada o muy poco que objetar con respecto al rendimiento y comportamiento de esta Rider 21.

Sigue siendo una apuesta prácticamente perfecta para los corredores neutros o usuarios de plantillas que busquen una zapatilla amortiguada al mismo tiempo que reactiva y ligera. Se suele llevar muy bien con los corredores más ligeros, de 75 kgs hacia abajo.

Sin embargo, los corredores de peso más alto encontrarán también en ella una gran aliada como zapatilla para rodajes rápidos e incluso para poder competir siempre que los ritmos estén algo por encima de 4 minutos por kilómetro.

Su tiene una altura de talón de 30 mm y 18 mm en los metatarsos, dando como resultado un drop de 12 mm, que aunque pueda parecer de otra época, es imprescindible para corredores que pisen siempre de talón o que tengan molestias en el gemelo y el sóleo.

El peso de esta Rider 21 sigue siendo otro de los datos que la hacen sobresalir por encima de la competencia, pues se queda en 276 grs. para la versión de chico y unos 255 grs. en la de mujer.

¡COMPRA AQUÍ LA NUEVA RIDER 21!