Nike Air Zoom Structure 21

La familia Air Zoom de Nike es una de las más reconocidas en el mundo del running. Y quizá sea la Structure su zapatilla con control de pronación más afamada. De hecho, llegamos a su versión 21 siendo una de las zapatillas que mejores prestaciones aporta a los corredores pronadores. Es cierto que esta vigésimo primera versión no ha sufrido una renovación muy profunda, pero la anterior versión sí que subió bastante el listón, por lo que en esta Structure 21 solo vemos algunos cambios puntuales que sirven para afianzar el gran nivel de calidad que tiene esta zapatilla.

Veamos al detalle todo lo bueno que nos puede aportar esta Nike Air Zoom Structure 21:

A nivel de media suela, el conjunto permanece intacto con respecto a la versión anterior, tanto a nivel de los compuestos utilizados como en las medidas. La Structure 21 utiliza la unión entre el Phylon, Cushlon ST y las cápsulas Zoom Air, ofreciendo un drop de 10mm, resultante de restar los 28 mm del talón de los 18 mm de el antepié. El Phylon es un material de goma EVA que ofrece mucha amortiguación y que se encuentra en la parte exterior, ya que es esta la más expuesta al impacto.

El Cushlon ST, de una densidad mayor, se encarga de aportar la estabilidad necesaria en la parte interna de la zapatilla, dando lugar, en parte, a lo que Nike llama el Dynamic Support, que en el caso de esta Structure 21 da un resultado sobresaliente en cuanto a estabilidad. Si miramos la cara interna veremos que el control de pronación se prolonga desde el talón hasta pasado el arco, siempre en disminución. Este diseño consigue estabilizar y guiar muy bien la pisada desde la aterrizaje hasta el despegue. Las cápsulas Zoom Air también son una de las tecnologías más clásicas de Nike, que se siguen manteniendo en la mayoría de modelos de gama alta sobre todo por su gran funcionamiento en cuanto absorción de impacto pero también en cuanto a reactividad, ya que sirven para impulsar al corredor en cada zancada.

No tengas molestias cada vez que salgas a correr. Un estudio de la pisada te ayuda a saber qué necesitas

La suela de las Nike Air Zoom structure 21 también se renovó de intensamente en su predecesora, por tanto en esta vemos una línea muy continuista.

Se aprecian dos zonas bastante diferentes, una es la parte exterior separada a través de una gran ranura que va de talón y puntera, esta parte externa es un Crash Rail que nos ayuda a mejorar el apoyo cuando nuestro pie aterriza. El resto de la suela está formada por tacos en forma de pentágono de diferentes tamaños. En la parte del talón observamos que estos tacos son más grandes y están más juntos dotando de un extra de estabilidad a esa parte. En la zona delantera vemos que los tacos se separan y se vuelven más pequeños, dejando incluso a la vista la media suela de forma que se gana en flexibilidad. Dicho sea de paso, la flexibilidad no es una de las mejores de su segmento, aunque la Structure 21 no resultará demasiado rígida, es cierto que los corredores de menos peso pueden notarla un poco falta de flexión en la zona de los metatarsos.

Todos los mejores productos de la marca Nike los tienes aquí

El Upper de la nueva Nike Air Zoom structure 21 tampoco cambia demasiado aunque si vemos que se ha mejorado algo la línea general, con perforaciones algo más pequeñas y en menor cantidad y ocultando los tensores Flywire salvo los de los dos últimos ojales.

El upper concuerda muy bien con la idea general de la zapatilla, es decir, buscamos un upper que nos ayude a controlar en la medida de lo posible la posición del pie al mismo tiempo que mantenga una elasticidad y transpirabilidad suficientes.

Nike ofrece una versión Shield de esta misma zapatilla en colores algo más discretos y que cuenta con la ventaja de ser repelente al agua, aunque no totalmente impermeable, pero sí que se convierte en una muy buena opción para runners que vivan en climas más bien fríos y húmedos.

Aunque no sea la típica zapatilla que está en boca de todos, lo cierto es que estamos ante una de las mejores zapatillas que el mercado actual ofrece para los pronadores. Tiene un soporte eficaz que no molesta como ocurre en algunos modelos de su competencia. Su ajuste y la comodidad que notamos al pisar son evidentes, además de que es una de las opciones más ligeras que podemos encontrar dado que tan solo pesa 278 gramos.

Los usuarios que busquen una zapatilla con control de pronación y se muevan entre un peso entre 65 y 85 kg podrán contar con la Structure 21 como una compañera infatigable para hacer kilómetros. Quizá su mayor problema sea ese, la cantidad de competencia que tiene, que Nike no haya sabido darle la importancia suficiente a este modelo o que los corredores aún no han sido capaces de valorarlo en su justa medida, es decir, como una verdadera zapatilla de gama alta.

¡COMPRA AQUÍ LA NIKE AIR ZOOM STRUCTURE 21!