¿Qué hay de nuevo, Adrenaline GTS 18?

El número de ediciones de cada modelo revela la experiencia que atesora en el pasado, lo que hablando de zapatillas se traduce en modelos más afinados y con retoques añadidos con el paso de las versiones. Llegar a la mayoría de edad siempre aporta un grado de madurez y la Brooks Adrenaline GTS lo acaba de alcanzar con su 18ª versión. Para refrendar lo anterior vale con señalar que es la zapatilla para hiperpronadores más vendida de la marca, algo nada desdeñable hablando de la marca Brooks. Algunos son los cambios en los que vamos a poner el foco de atención, pero como es lógico Brooks no se ha querido volver loco y cambiar por completo su zapatilla. Simplemente se ha actualizado a las nuevas tendencias del mundo del running.

Por si alguien no la conoce, hablamos de una zapatilla de entrenamiento recomendada para corredores de peso medio (65-80 kilos en hombre, 45-55 kilos en mujer) que busquen una zapatilla duradera, estable y bastante fiable, así como una buena amortiguación sin notar un tacto excesivamente suave. A nivel de ritmos es bastante versátil, principalmente por el nuevo upper que le ha quitado algún gramo que otro, pero principalmente se suele recomendar para ritmos de 4.30 – 5.30min/km. Ya sabéis que si hay piernas la zapatilla va a lo que la quieras llevar.

En lo que a la suela, nada nuevo reseñable. Siguen estando presentes el Blown Rubber y el HPR, buena durabilidad y agarre. Las estrías de flexión están algo más marcadas que en el modelo anterior, algo que viene haciendo Brooks en sus últimos modelos para aportar un extra de flexibilidad. Como decimos es una zapatilla agradable al pie, nada exigente y permite un balanceo de talón a puntera bastante sencillo que permite no exigir en demasía a músculos como el gemelo o la fascia del pie.

En la mediasuela nos encontramos con el ya famoso Biomogo DNA, un material algo más suave cuando trotamos a ritmos suaves, pero que se endurece a medida que subimos nuestra velocidad para aportar un extra de reacción. En este material se fundamente su versatilidad, siendo válida para correr un maratón como para hacer series por debajo de 4.30min/km. Las sensaciones más o menos suaves dependerán de nuestra técnica de carrera, ya que se entramos con la zona del mediopié notaremos ese despegue en cada apoyo, mientras que si nuestra apoyo inicial es con el talón sentiremos la protección a ese golpe de la mano del Biomogo y el DNA.  En la cara interna nos encontramos con el PDRB (Progressive Diagonal Roll Bar), el sistema de control de la hiperpronación de esta GTS 18. Sus tres densidades hacen que la corrección sea muy agradable y que apenas la notemos en nuestras carreras, por lo que la adaptación a este modelo es instantánea. Gente con arco bajo lo agradecerá desde el primer día.

Llegados al upper o malla hay que detenerse porque aquí ha centrado Brooks todos sus esfuerzos en mejorar esta nueva GTS 18. El corte no lleva costuras, es mucho más ligero que cualquier otro modelo de la saga y permite adaptarse a cualquier horma del pie, algo que con los diseños anteriores no era posible. Los que ya seáis habituales del modelo notaréis unas sensaciones extrañas. No os preocupéis, solo se mantiene en las primeras carreras hasta que esos nuevos tejidos se adaptan al pie. Esa sensación de libertad se agradece en distancias largas, en las que el pie se dilata y debe contar con espacio más que suficiente de aumentar su tamaño.

Una de las mejores zapatillas hiperpronadoras del mercado llega a la decimoctava versión manteniendo la esencia de todas sus predecesoras, pero cambiando a mejor en todo lo que la tecnología no ha dejado de innovar. Un modelo igual de amortiguado, de cómodo y de estable, pero algo más ligero y con un margen de usuarios mayor gracias a su nueva malla elástica y sin costuras. Si estás buscando una zapatilla para aburrirte de hacer kilómetros con ella, Brooks es tu marca. Si tu pisada es hiperpronadora y tienes un peso medio, la Adrenaline GTS 18 es tu zapatilla.

¡COMPRA AQUÍ TUS BROOKS ADRENALINE GTS 18!