Trail running. Asfalto vs rocas

El trail running se está convirtiendo en un deporte muy popular en toda Europa. ¿Qué diferencia hay entre correr sobre asfalto y correr por senderos? ¿Cuál es la mejor manera de empezar?

Correr sobre asfalto consiste en seguir la carretera mientras que el trail running te permite decidir qué ruta seguir. El trail running proporciona muchas más opciones. Ésa es la principal diferencia.

El trail running no consiste sólo en disfrutar de impresionantes vistas, sino que también permite realizar un entrenamiento diferente al que puedes realizar sobre asfalto.

ImagendeTrailRunning
Por ejemplo, es positivo correr cuesta arriba por los senderos para fortalecer un mayor número de músculos de una manera muy específica y aporta grandes beneficios para las carreras sobre asfalto. La diferencia de terreno implica un cambio de estilo, especialmente debido a las superficies irregulares de la mayoría de rutas.

Deberás equilibrar tu velocidad y tu seguridad cuidadosamente. Ir demasiado rápido podría provocarte una caída o lesión.

Cuando decidas qué ritmo llevar en una ruta complicada, deberemos apoyar más el antepié que cuando vayamos sobre terrenos más suaves. De esta forma, el contacto con el suelo es mínimo y a la vez más preciso.

El equipo adecuado:imagen_trail_running

Además del cambio en la técnica de carrera, las características de los senderos de montaña también exigen llevar un equipo resistente. Es fundamental contar con un buen par de zapatillas de trail running antes de salir así como un par de calcetines técnicos de running. Te salvarán de heridas y dolorosas ampollas además de mantenerte el pie fresco y seco. En distancias largas las mochilas de hidratación o cinturones portabidones se convierten en una opción imprescindible para evitar “pájaras”. Accesorios como gafas de sol, gorras y cremas para irritaciones y pretogernos del sol también se han de tener en cuenta. Las ya conocidas pantorrilleras de compresión también son una solución combinable para evitar roces con ramas y zarzas o minimizar el riesgo en una inoportuna caída.

Trail running in the Italian Dolomites

Para practicar el trail runnining no es necesario un momento concreto ni tener un plan específico adecuado a esa nueva disciplina. La clave es desarrollar la técnica correcta y asegurarse de llevar el equipo adecuado (desarrollado en el post anterior). A continuación, algunos consejos que te ayudarán en tu transición del asfalto al sendero:

1. Progresa lentamente: las rutas suelen ser más duras para el cuerpo que el asfalto, así que no inviertas el 100% de tu esfuerzo en el primer intento. Trata de aumentar la distancia y la velocidad progresivamente para ir acostumbrándote al terreno.
2. Corre dando pasos más cortos de lo habitual; los senderos presentan numerosas cuestas, por lo que el esfuerzo será mayor. Así que trata de no inclinarte, ya que podría impedir el flujo normal de aire a los pulmones. El paso corto te ayudará a mantener la espalda recta y a expandir los pulmones a su máxima capacidad.
3. Combina tus entrenamientos; en tu preparación para una carrera por sendero debes intentar combinar recorridos cortos y rápidos con otros largos y más lentos. Esto te ayudará a prepararte para todas las etapas de la carrera, desde tramos con pendiente hasta tramos planos.
4. Mantén la vista sobre el sendero; te encontrarás con numerosos obstáculos (raíces de árboles, ramas, rocas, etc.) con los que no sueles toparte en la carretera, así que trata de centrar la vista unos 4 o 5 pasos por delante de ti para detectar los posibles obstáculos.
5. Controla tu velocidad en las bajadas; aunque descender una montaña a gran velocidad puede resultar muy tentador, también puede ser peligroso debido a las complicaciones del camino. Por lo tanto, trata de reducir tu ritmo para evitar lesiones en los descensos.

 

Deja un comentario