Tu zapatilla correcta te protege y te hace correr más y mejor

¿Eras consciente de que llevar tu zapatilla correcta te puede ayudar a evitar lesiones y a correr más rápido, más tiempo y con menos fatiga?

La gran mejora en rendimiento humano durantebuzondecorreo.com las pasadas décadas ha sido parcialmente atribuida a la tecnología. Desde trajes de baño de baja resistencia a la fricción bajo el agua o bicicletas muy aerodinámicas hasta zapatillas de running de alta tecnología, los productos siguen mejorando. Y por lo tanto, los atletas que usan el equipamiento correcto, también lo hacen.

Para los corredores, elegir las zapatillas de running más adecuadas es algo crucial. Una buena estrategia con respecto a la elección de las zapatillas te ayudará a evitar molestias y sobrecargas, del mismo modo que te acerque más rápido a la meta de la carrera.

Es muy útil reconocer que las zapatillas de running son unas herramientas de trabajo que te ayudan a cumplir una tarea específica, ya sea proteger tus pies ayudándolos a correr de la forma correcta, fortaleciendo la musculatura de los miembros inferiores, o incluso evitando el estrés general en nuestro cuerpo mientras corremos. Las zapatillas es uno de los componentes más importantes que todo runner debería tener en cuenta.

Vamos a descubrir cómo usar el par de zapatillas de running más adaptado a ti puede aumentar tu rendimiento, así como ayudarte a convertirte en un corredor más rápido y más sano en general.

Cómo escoger una zapatilla de running: ajuste y sensaciones

Todo el mundo pregunta: ¿Cuál es el mejor tipo de zapatilla de running? Depende. ¿De qué depende?

Algunos corredores creen ciegamente en las zapatillas minimalistas, y otros depositan toda su confianza en zapatillas más tradicionales, pero he aquí la verdad: Tanto las zapatillas minimalistas como las zapatillas más tradicionales pueden aumentar tu riesgo de lesiones si no son las adecuadas para ti.

La mejor solución para la mayoría de la gente siempre suele estar en el medio: Ni un extremo ni otro. Y a veces, dicha solución consiste en la combinación de diferentes pares en función del tipo de entrenamiento que hagamos así como la superficie del mismo.

Las dos principales características que los runners deberían mirar en cualquier par de zapatillas deberían ser las siguientes:

1.- Las sensaciones: Que te encuentres cómodo con ellas corriendo. Siempre, en la medida de lo posible, es muy importante poder correr al menos un par de minutos con ellas aunque sea en la misma tienda antes de decidirte.

2.- El ajuste: Te tienes que encontrar cómodo y seguro dentro de la zapatilla. Una de las mejores sensaciones que puede dar una zapatilla es la de no llevar nada, es decir, la de “olvidarte de ellas” una vez puestas.

Así que independientemente de la marca por la que te decidas, siendo tu tipo de zapatilla céntrate en el ajuste que te ofrecen y en cómo te sientes mientras corres con ellas.  Cuando decimos que tienes que decidir cuál es la que te da mejores sensaciones y ajuste en general dentro de tu tipo de zapatilla, nos referimos a que lo primero de todo hay que seleccionar cuáles son los modelos válidos dentro de cada marca, en función de nuestro tipo de pisada así como del tipo de entrenamiento que vayamos a realizar y nuestras preferencias personales.

Si comparamos marca por marca: Asics, Adidas, Brooks, Diadora, Mizuno, Nike, New Balance, Saucony, Scott Running, etc., todas las zapatillas son iguales de buenas siempre y cuando estemos comparando la misma gama de zapatilla.  ¿Qué es lo que debe hacernos decidir? Nuestras preferencias personales serán las únicas válidas una vez probemos cada modelo de zapatilla, ya que somos los únicos que sabemos realmente lo que más nos gusta sentir bajo nuestros pies.

Haz click aquí para ver las mejores marcas y modelos de zapatillas de running

Que levante la mano el que tenga un amigo que haya corrido muchas carreras de todo tipo, maratones, triatlones, etc. Todos tenemos un amigo que encaja en esa descripción, y lógicamente para correr tantas carreras o desde hace tantos años, lo lógico es que tenga mucha experiencia comprando calzado y sepa qué es lo que más le gusta. ¿Significa eso que nos debemos aconsejar por él? Pues ahí ya depende de lo objetivo que nuestro amigo runner experto sea, porque el problema está en que la mayoría nos aconseja lo que mejor les va a ellos en función de su experiencia, y nos aconseja evitar lo que les ha ido mal. ¿Qué sucede? Que independientemente de que lo haga con la mejor intención del mundo, nuestros pies, nuestro cuerpo y nuestra técnica de carrera son diferentes. Así que nuestras sensaciones serán diferentes y no tendrán nada que ver con las suyas independientemente de la buena fe con la que te aporta sus consejos. ¿Qué hacer en esta tesitura? Guiarte por tus propias sensaciones probando tu tipo de zapatilla de cada marca.

¡Haz click aquí si quieres encontrar tu tipo de zapatilla gracias a nuestro estudio de pisada!

Con el tiempo, tu propia experiencia te ayudará a descubrir cuáles son tus preferencias personales y que le pides a una zapatilla a la hora de correr. Pero por el momento, si empiezas a hacerlo, déjate asesorar por un buen profesional que te ayude a descubrir cuál es tu tipo de pisada, y prueba tú mismo las opciones que más se adapten a ti.

Ahora que ya entiendes como escoger mejor las zapatillas, vamos a hablar de cómo te pueden ayudar a correr más rápido y a mantenerte sano.

La variedad previene lesiones

La mayoría de las lesiones que se producen en el running son lesiones producidas técnicamente por un estrés repetitivo. Sabemos que correr es un movimiento repetitivo, pero ¿cómo podemos disminuir esta continua repetición de nuestros movimientos en nuestro querido deporte?

El secreto a la hora de correr es la variedad. Variar tanto como sea posible en tu entrenamiento reduce toda esta repetición.

¿Qué puedes hacer?

  • Correr más por caminos, con superficies irregulares que hagan que tu cuerpo se mueva de distinta forma.
  • Cambiar el ritmo de la carrera así como cambiar tu propia técnica de carrera, para de este modo cambiar el tipo de fuerzas que sufren tus piernas.
  • Sorprende a tu cuerpo con nuevos entrenamientos, intervalos, tiempos de recuperación, distancias…
  • Cambiar de par de zapatillas. Si siempre te ciñes a la misma marca o modelo el cuerpo se acaba acostumbrando y una forma de “revitalizar” la musculatura es variar de marca.

Hoy nos vamos a centrar en esta última parte, la de variar el estrés que soporta tu cuerpo y tus articulaciones utilizando diferentes tipos de zapatillas.

Utilizar diferentes tipos de zapatilla de running alterarán tu biomecánica a la hora de correr y variarán la distribución del estrés y la carga que soportan tus músculos, articulaciones y tu tejido conectivo.

Rotar las zapatillas es una buena idea bastante frecuente en los corredores con más experiencia porque cada zapatilla aporta cosas buenas en diferentes ámbitos. Por ejemplo: Una zapatilla minimalista es fantástica para un entrenamiento corto en la que te quieras centrar en técnica de carrera, pero muy exigente para entrenar con ella 4 días por semana. Una zapatilla de entrenamiento es ideal para tus carreras más largas, donde llevar una buena amortiguación es imprescindible.

Una zapatilla con mucha amortiguación se llevará el impacto de la carrera, quitándoselo a tu cuerpo, y haciendo que tus músculos y articulaciones no sufran tanto. Así que zapatillas con buena amortiguación te ayudarán a correr un poco más lejos, un poco más tiempo, y gracias a prevenir lesiones por el impacto, incluso un poco más a menudo.

Finalmente, es muy útil “exponer” tu cuerpo a una amplia variedad de tipos de entrenamiento, y eso también incluye distintas zapatillas. Rotar dos o tres pares de zapatillas diferentes, particularmente para corredores propensos a lesiones y sobrecargas, es una estrategia que muchos entrenadores han seguido desde hace años para mantener a sus corredores sanos.

¿Puede hacerte más rápido una zapatilla?

La respuesta es que sí, por supuesto. Hay muchos tipos de zapatillas, y algunas de ellas te pueden ayudar a que correr más rápido.

Las zapatillas de running deberían ser seleccionadas por su ajuste y comodidad, pero también hay que considerar el papel que juegan como “herramientas de trabajo”. Hay principalmente tres formas de considerar cómo unas zapatillas te pueden hacer más rápido:

–          Algunas zapatillas pueden ayudarte a llevar la adecuada técnica de carrera. Hay zapatillas que por su propia construcción, muy ligeras o con un drop bajo de 8mm o menos, pueden hacer que trabajemos más sobre los metatarsos y evitemos parcialmente un mayor golpeo de talón.  Ejemplo de este tipo de zapatilla es la Adidas Adizero Adios Boost, una zapatilla de competición diseñada para trabajar sobre los metatarsos a un ritmo alto. Simplemente recuerda que hay que hacer la transición a este tipo de zapatillas siempre de una forma gradual.

–          Las zapatillas minimalistas al fortalecer la musculatura de los miembros inferiores, harán que cuando te calces tus zapas de entrenamiento con las que deberías hacer el grueso de tus kilómetros, te encuentres más fuerte, y por lo tanto más rápido.

–          Algunas zapatillas pueden aumentar el proceso de recuperación de después de cada carrera al evitar que sufras tanto durante la misma gracias a su amortiguación y estabilidad. No pones tanto estrés sobre tus pies y tus piernas corriendo con este tipo de zapatillas, por lo que son las mejores opciones para los entrenamientos de larga distancia, o para cuando te encuentras ya muy cansado y la prioridad es el descanso. Ejemplos fantásticos de estas zapatillas con máxima amortiguación serían la Brooks Glycerin o la Mizuno Wave Enigma sin ir más lejos.

Cuando combines los beneficios de una buena elección de zapatillas para cada entrenamiento, mejorarás tu técnica de carrera y tu eficiencia al correr, tu fuerza y tu Resistencia a lesiones, y experimentarás una mejor recuperación. Por lo tanto, tu entrenamiento mejorará radicalmente.

Y recuerda: “Un entrenamiento inteligente conduce a una carrera más rápida”.

 

Deja un comentario