Brooks Glycerin 17

 

La Brooks Glycerin 17 ha llegado a ser por méritos propios una referencia dentro de las zapatillas de running de gama alta. Si hace 10 años se la tenía por una zapatilla de una marca “rara” o algo así como un producto de segunda fila. Es cierto que esos tiempos pasaron hace mucho. Actualmente la Brooks Glycerin es uno de los modelos que pueden considerarse una apuesta segura.

Brooks Glycerin 17 lateral

Si buscas una zapatilla neutra, válida para llevar plantillas y muy amortiguada lo más probable es que no te equivoques si apuestas por este modelo.

Los cambios que podemos apreciar en esta 17ª versión no son muy marcados, ya que la Glycerin 16 se modificó bastante, en esta ocasión Brooks ha apostado por pulir algunos detalles. La parte que más atención ha recibido ha sido el upper, pero vamos a aprovechar para repasar las características de este fabuloso modelo de forma detallada:

SUELA:

En esta parte Brooks ha considerado que los cambios no eran necesarios. Por lo tanto se repiten los materiales y el diseño de la Glycerin 16.

Desde hace varias ediciones, Brooks ha buscado una zapatilla de talón algo más estrecho en comparación con la amplitud del antepié, este diseño se debe a la intención de que el corredor utilice más la parte anterior del pie evitando en la medida de lo posible el apoyo en el talón.

La zona del talón incorpora un compuesto más duradero dado que suele ser la más expuesta al desgaste. El diseño redondo en herradura además permite una entrada al suelo más fácil a los corredores con tendencia a aterrizar de talón.

En la parte del antepié observamos que hay material más blando. Esto colabora a que la zapatilla tenga más agarre e incluso ayuda a mejorar la amortiguación en esa zona.

En general, todo el diseño conjunto de la suela obedece a un modelo llamado IDEAL pressure zone que consiste en el reparto más adecuado de la presión que ejerce el pie al correr. Los tacos separados que vemos, con grandes canales entre unos y otros ayudan a conseguir una buena flexibilidad y una pisada con sensación natural

 

MEDIASUELA:

En la mediasuela continuamos con el mismo diseño y materiales que en su antecesora, por lo tanto seguimos ante una de las mejores mediasuelas del mercado actual. El material utilizado sigue estando basado en el DNA LOFT que veíamos en la Glycerin 16.

El DNA LOFT no es sino una evolución de la tecnología DNA que ya nos acompaña desde hace varias temporadas. Para quien no conozca esta tecnología, estamos hablando de un sistema de amortiguación sensible al impacto. Esto significa que la zapatillas es más blanda en impactos leves y se endurece cuando recibe impactos de más intensidad. Traducido al uso en carrera, esto significa que si trotamos a ritmos tranquilos percibiremos toda la amortiguación y comodidad, pero si aumentamos la frecuencia de zancada veremos como la Glycerin 17 se comporta de un modo más reactivo. Esto no significa que tengamos una zapatilla de competición y una de entrenamiento todo en uno, simplemente es una zapatilla de entrenamiento muy cómoda pero que no llegamos a percibir como perezosa cuando le exigimos un punto más de intensidad.

El diseño de la media suela denota una clara elaboración y atención al detalle por parte de Brooks. En la zona externa vemos que reinan las formas irregulares, con hendiduras hacia el interior. Esta disposición hace que la Brooks Glycerin 17 sea más dócil en el momento de impactar contra el suelo.

En la parte interna observamos una disposición de bloques abultados que se proyectan hacia el exterior, en este caso buscando un extra de estabilidad.

La altura de la mediasuela es de 24mm en el talón y de 14mm en el antepie. Esto da como resultado un drop de 10mm.

 

UPPER:

En esta parte Brooks ha valorado que se podía mejorar la Glycerin y ha puesto mucha atención en hacerlo.

La malla utilizada es de tipo doble con tejido Jacquard y refuerzos 3D Print mejorados con respecto a la versión anterior, ya que en esta nueva versión han ganado en transpirabilidad. Estos refuerzos son más sutiles y quedan mejor integrados en el upper que la versión anterior.

La parte delantera sigue dejando bastante espacio para los dedos, no es que sea una versión de ancho especial, pero si es cierto que los corredores que busquen libertad de movimientos en esa zona o necesiten de espacio para colocar sus plantillas a medida verán como esta Glycerin 17 se adapta perfectamente a sus expectativas.

Los cordones son planos para evitar que se claven en el empeine, aunque tendremos que tener atención para que no se reviren al atarlos y desatarlos varias veces ya que entonces será peor el remedio que la enfermedad.

La lengüeta tiene un acolchado bastante adecuado. Protege y no molesta, además queda integrada en la propia estructura del upper de un modo botín que mejora la sensación de ajuste al pie.

En el interior Brooks se ha decidido por una plantilla de Ortholite de un grosor de 5.5 mm, lo que acentúa el confort y la amortiguación del modelo.

CONCLUSIÓN:

Si eres un corredores neutro, usuario de plantillas y/o buscas una zapatilla para rodar con total comodidad sin límite de kilómetros, ya estás tardando en hacerte con una Brooks Glycerin 17. Si ya has tenido algún par de este modelo en tu vida de runner, ya sabrás de lo que estamos hablando.

Aunque hace unos años el peso del usuario era muy determinante para elegir el calzado, actualmente la frontera entre las zapatillas para corredores ligeros y pesados se ha ido difuminando. Por colocarlas en una categoría y ayudaros a la compra, os diremos que los corredores/as de peso medio o elevado seguramente sean los que más partido puedan sacar a este modelo.

En cuanto a cifras, estamos hablando de un modelo de 301 grs en el caso de la versión de hombre y 261 grs para la de mujer. En ambos casos tendremos un drop de 10 mm.