Brooks Levitate 2

Tras la sorpresa mayúscula que nos dejó Brooks el año pasado con su nuevo modelo Levitate, la segunda versión viene a confirmar que la marca americana ha llenado un hueco que los corredores estaban esperando: una Brooks que uniera amortiguación y reactividad. La Levitate 2 es una zapatilla ligera, con un nuevo upper en tejido Fit Knit que mejora aún más la sensación de ajuste y que incorpora DNA AMP en la mediasuela, un material con mucha capacidad de absorción de impacto que combina un retorno de energía espectacular.

A muchos les sonará familiar ese concepto de retorno de energía debido a que el DNA AMP ha sido diseñado por la multinacional química alemana BASF, la misma empresa que creó el famoso Boost de Adidas. La idea es clara: ofrecer un producto más versátil, válido para más tipos de usos y que mezcla a la perfección una buena cantidad de protección con una exigencia en el despegue elevada ideal para ritmos altos. Así es como esta Levitate 2, una zapatilla neutra de entrenamiento capaz de aguantar una buena cantidad de kilómetros en buen estado, debe confirmar el éxito que tuvo la versión original de hace un año.

Prueba durante un mes cualquier producto de la marca Brooks. ¡Si no te gusta lo podrás cambiar!

La suela es una copia de la versión anterior, pero rompe bastante con lo que Brooks diseña en otros de sus modelos más conocidos. La flexibilidad destaca como cualidad principal gracias a unas estrías en forma de flecha que se colocan en la zona del antepié. Es verdad que no son muy profundas e incluso ofrecen algo de resistencia a la hora de torsionarlas, pero ahí radica el impulso en el momento del despegue. Los tacos son muy similares a lo largo de toda la zapatilla y se sitúan de manera que acompañan el sentido de la marcha. Son bajos y compactos, por lo que el agarre es bueno en asfalto y  superficies duras aunque tampoco hay mucho problema en utilizarla en superficies de tierra o gravilla.

Conoce tu pisada con un estudio biomecánico gratis, realizado tanto en estático como en dinámico durante 45 minutos.

Aunque el material DNA AMP es el que se lleva los focos principales de la mediasuela (tardaron dos años en diseñar el compuesto), también la construcción de esta parte marca el comportamiento de la zapatilla. En la zona media observamos como unas guías se cruzan dando como resultado una especie de X. Brooks quiere focalizar su máxima flexión en ese punto para que a lo largo de toda nuestra transición de pisada vayamos acumulando la cantidad de energía suficiente para “disfrutarla” en el momento del despegue.  Así es como el DNA AMP, una espuma de poliuretano encapsulado en una membrana de TPU, consigue el ansiado equilibrio entre un calzado amortiguado y reactivo. Como dato complementario destaca el drop de 8 milímetros, algo que marca una pequeña diferencia con respecto a los perfiles más altos de sus otras zapatillas neutras de máxima amortiguación como la Glycerin o la Ghost.

La parte del upper centra todos los cambios gracias a la incorporación de la tecnología Fit Knit, un material elástico que se amolda a la estructura de nuestro pie, permitiendo un movimiento más natural y un ajuste más perfeccionista. Además, las Brooks Levitate 2 están diseñadas en forma de botín, ofreciendo mayor comodidad al corredor en cada pisada. Como ya veíamos en la anterior versión no existen las costuras y la apariencia de la zapatilla permite saber que el tema de las rozaduras lo tienen bastante controlado. La zona del talón tiene una espuma interna bastante reforzada para equilibrar ese corte tipo botín más ligero, por lo que el ajuste del tobillo está cuidado de manera especial.

En cuanto a las características generales de esta Levitate 2 es una zapatilla diseñada para corredores con pisada neutra o usuarios de plantillas (los corredores hiperpronadores podrán disfrutar de la Brooks Bedlam) que quieran una zapatilla que les permite rodajes a ritmos alegres, pero con la tranquilidad de que tanto las articulaciones como la musculatura tienen la protección suficiente con una buena amortiguación. El peso de usuarios es muy variable, permitiendo una mayor durabilidad en pesos más ligeros y ofreciendo la posibilidad en usuarios de pesos más elevados de tener una zapatilla perfecta para entrenamientos y competiciones. Su peso, de 315 gramos para hombre y 275 para mujer, no hace justicia a las sensaciones en carrera, lo que habla muy bien de los nuevos diseños de Brooks que buscan una reacción mayor en carrera.

¡COMPRA AQUÍ TUS BROOKS LEVITATE 2!