Mizuno Wave Ultima 10

Tras una década dando alegrías a corredores la nueva Wave Ultima 10 de Mizuno se ha ido haciendo un importante hueco entre corredores de todo el mundo, pero principalmente en Europa. Esta zapatilla neutra de entrenamiento puede mirar de tú a tú a la increíble Wave Rider, uno de los modelos más icónicos del mercado, y lo puede hacer gracias a la perfecta combinación de amortiguación y estabilidad que ofrece. Esta décima edición marca un antes y un después en lo que respecta a este modelo, ya que se han introducido numerosas mejoras en toda la zapatilla que la permiten subir un escalón más en comodidad y rendimiento.

Sin duda alguna el cambio más importante lo encontramos en la combinación de la tecnología CloudWave con el material U4icX. Mizuno lleva un par de años colocando estas tecnologías en sus modelos de gama alta y es una garantía en suavidad y en capacidad de reacción, permitiendo que la Wave Ultima 10 sea una zapatilla más versátil en cuanto a ritmos y tipos de entrenamiento sin perder un ápice de amortiguación. Corredores neutros o plantilleros de más de 70 kilos, 55 en el caso de las mujeres, obtendrán unas sensaciones perfectas con este modelo de Mizuno.

Conoce tu pisada y compra la mejor zapatilla para ti

La suela de esta décima versión no ha sufrido cambios y, como ya pasó la Wave Sky 2, mantiene la estructura de la edición previa. Encontramos el ya tradicional caucho de carbono X10, uno de los más duraderos gracias a su resistencia a la abrasión. Dato importante para los que quieran mezclar superficies: es un material que mantiene muy altas sus prestaciones tanto en tierra como en asfalto. Dentro de esa suela encontramos una goma más blanda cuya principal misión es el agarre al flexar la zapatilla, que se sitúan principalmente en la zona de los metatarsos, donde la tracción en el momento del despegue más se necesita.  En la composición podemos diferenciar estrías de flexión más profundas y menos. Las más hondas están colocadas en los lugares donde ejercemos más presión, principalmente en los metatarsos, mientras que las menos marcadas son muy mucho más numerosas y a lo largo de toda la zapatilla y son las encargadas de suavizar la pisada desde el primer impacto hasta el último contacto del pie.

En la mediasuela podemos hablar de 2 partes bien diferenciadas, también bastante familiares con respecto a las Wave Ultima anteriores. Por un lado aparecen el U4ic y el U4icX (Euphoric), que son los materiales que desde hace unos años componen gran parte de la mediasuela y que combinados aportan un equilibrio entre amortiguación y firmeza.  El U4ic lo tenemos en la zona externa de la mediasuela en la parte más cercana al pie y es el encargado de absorber el impacto de una manera firme y aportar durabilidad a la zapatilla. En la parte más cercana al suelo está e U4icX, principalmente en el talón y el antepié, y es una versión del U4ic más ligera y con más amortiguación que proporciona una mayor respuesta y unas sensaciones más cómodas. El cambio más importante lo tenemos en la placa Wave de Mizuno, que ahora pasa a llamarse Cloud Wave debido al aumento de comodidad y absorción de impacto que genera en cada zancada. Mizuno ha sabido reinventarse para conseguir  el equilibrio perfecto entre la estabilidad y la amortiguación, permitiendo que el pie trabaje en su sitio y facilitando una transición más fluida de la pisada. Para finalizar, un dato al que estamos poco acostumbrados últimamente, y es que esta Wave Ultima 10 no hace honor a su edición en lo que a drop se refiere y tiene una altura del talón de 31 milímetros, por 19 de la puntera, dejando un resultado casi en extinción de 12 milímetros de heel drop.

Combina tu zapatilla neutra con plantillas deportivas a medida

 

En la zona del upper es donde nos encontramos los cambios más llamativos, con un nuevo corte superior sin costuras, mucho más ligero y flexible, y con una malla tipo Jacquard que incrementa la transpirabilidad y la elegancia de la zapatilla. Se han puesto de moda este tipo de malla más abierta y Mizuno ha aprovechado el tirón para que la Wave Ultima 10 ofrezca una sensación de adaptabilidad al pie mucho mayor que en anteriores versiones. Además, cuenta con una lengüeta tipo gusset, con dos pequeñas piezas conectadas a los laterales para evitar que se mueva de forma lateral, algo bastante molesto mientras corremos.

Con 330 gramos, 290 en el modelo de mujer, no hablamos de una zapatilla ligera, pero la Wave Ultima 10 suple con creces en otras sensaciones la comodidad que todos buscamos en una zapatilla de atletismo. Posee un buen ajuste gracias a la tecnología Dynamotion Fit y a su nueva malla, es bastante estable gracias a sus tecnologías de amortiguación y la placa Cloud Wave (es una zapatilla muy recomendada para plantillas a medida por su horma amplia) y el tacto en cada impacto ha dejado en el olvido la creencia de que las zapatillas de Mizuno son duras. Un bagaje perfecto para una zapatilla referencia en el mercado europeo y que poco a poco gracias a sus mejoras va camino de labrarse un nombre importante en nuestro mundo. ¡Un acierto seguro!

¡COMPRA AQUÍ TUS MIZUNO WAVE ULTIMA 10!