New Balance 1080 v8

New Balance suele ser una marca que apuesta por la innovación constante y el cambio de sus colecciones buscando adaptarse a las necesidades de los clientes.

Su zapatilla más significativa dentro de la gama de entrenamiento es la 1080, que lleva varios años dentro del catálogo de NB desde que sustituyó a la antigua 1064. Lo que ocurre en el caso de este modelo es que, con esta, lleva tres temporadas manteniéndose prácticamente inalterado, lo cual no es malo, ya que el funcionamiento en líneas generales es bueno, pero da la impresión de que va un poco en contra de la tendencia innovadora de la marca.

Aunque de entrada esto puede parecer una crítica, hay que dejar claro que desde que apareció la 1080 v6 y se incluyó el sistema Fresh Foam, la zapatilla mantiene unas prestaciones muy altas, por lo que sigue compitiendo con sus rivales de otras marcas sin sonrojarse.

Por otro lado, que no haya habido una gran revolución en la 1080, no quiere decir que la zapatilla sea idéntica año tras año. De hecho en esta 1080 v8 se han pulido detalles importantes.

Veamos cuales son los cambios que afectan a esta nueva 1080:

Mediasuela:

Sus características técnicas básicas se mantienen con respecto a la 1080 v7, manteniendo un perfil de 27 mm de altura en el talón y 19 mm en el antepié, dando como resultado un drop de 8 mm, que en movimiento pueden incluso parecer menos dado el “Rocker” (elevación de la puntera) alto con el que cuenta.

Lo cierto es que la 1080 v8 ofrece argumentos suficientes tanto para corredores talonadores como para los que aterricen utilizando más el mediopié o la zona de los metatarsos.

El talón es amplio en cuanto a su anchura y muy amortiguado, de hecho en esta 1080 v8 se han grabado con láser unos cortes longitudinales en la zona externa del talón para hacer más flexible esa parte, algo que puede parecer sutil pero que realmente se aprecia en carrera. Todo esto hace que el aterrizar con el talón sea muy agradable, sin percibir inestabilidad y apreciando la buena absorción de impacto que ofrece el Fresh Foam.

Para los corredores que empleen los metatarsos al correr, su buena base delantera, con una generosa anchura de 120 mm y el mencionado Rocker, hará sentir un correr fluido a este tipo de runners.

Los distintivos hexágonos cóncavos que se han venido utilizando desde que se incorporó el Fresh Foam han ido evolucionando cada año para conseguir una mejor adaptación a las necesidades de amortiguación y estabilidad que cada parte de la media suela requiere. En esta 1080 v8 se ha ampliado el tamaño de los mismos para ofrecer una menor resistencia al impacto y por tanto una mejor amortiguación.

Suela:

En la suela realmente podemos apreciar cambios con respecto a la versión anterior, tanto en dinámico como a simple vista.

En la zona del talón se ha incorporado una inserción de goma Ndurance, la versión de caucho más resistente a la abrasión que posee New Balance. Esta zona además se ha separado del resto de la suela por un generoso y marcado canal, de forma que su funcionamiento en dinámico es el de un Crash Pad que absorbe gran parte del impacto inicial.

A partir del talón y hasta la parte justamente anterior al medio pie los tacos se han hecho más pequeños, sobre todo en la parte central, mejorando el agarre sin riesgo de desgaste. En todo el borde externo son más grandes para resistir mejor a la fricción ya que están más expuestos al desgaste.

La parte delantera es la que más y mejor trabajo ha recibido. Es increíble ver como la suela puede influir en el comportamiento de la zapatilla mucho más allá del agarre.

Lo primero que llama la atención es la presencia de dos grandes ranuras de flexión, las mismas que en la versión anterior, pero mucho más profundas y “sinuosas”. Además se han profundizado las ranuras más pequeñas que están situadas entre estas dos y el taqueado de esta zona se ha hecho más grande y con más separación entre tacos, de forma que la sensación es de mayor flexibilidad en la zona delantera del pie, eliminando la sensación de calzado algo rígido que tenían las versiones anteriores, sobre todo debido a su gran anchura.

Otro rasgo que llama la atención es el aumento de agarre experimentado en la 1080 v8, gracias al rediseño del taqueado en general, aplicando tacos de mayor y con un pequeño agujero central en todos ellos, detalle que no parece importantes pero que aumenta la adherencia significativamente.

Upper

No era ningún secreto que el upper era uno de los puntos de mejora más claros en las anteriores 1080 y nos encontramos con algo que no es ni mucho menos una revolución…veamos que tal funciona.

No es que los materiales utilizados hasta entonces no fueran apropiados o fuesen de mala calidad. Era más un problema de diseño.

Las 1080 v6 y v7 seguían contando con bastantes partes de piel sintética cosida y la parte que está a la altura del primer ojal era problemática porque cerraba mucho la horma sobre el pie y llegaba a producir rozaduras en algunos casos.

En esta 1080 v8 nos encontramos…lo mismo, pero con matices. Sigue siendo un diseño parecido y parece que NB se resiste a usar termosellados y uppers sin costuras al estilo de lo que hace en otros modelos de su gama, incluso más económicos. En la 1080 v8 se ha mantenido la idea, pero rediseñada. Ahora las partes de piel sintética lucen más limpias, con menos partes cosidas, de hecho solo hay dos líneas de hilo, una al principio del refuerzo de los ojales y otra al final.

No solo es esto, también se aprecia que hay más espacio libre en esa zona. Digamos que antes el upper se estrechaba al llegar a la altura del primer ojal y ahora simplemente sigue manteniendo la anchura, evitando el exceso de presión y el consecuente riesgo de rozadura que teníamos en las versiones anteriores.

Por lo demás, el rediseño es leve. La parte del contrafuerte del talón se ha visto modificada con la inclusión de una pieza plástica diferente junto con la inclusión de un material tipo neopreno en el cuello de la zapatilla. Lo cierto es que ambas en conjunto cumplen bien con su labor de sujetar el tobillo.

Los cordones son planos, buscando evitar un posible exceso de presión sobre el empeine, aunque como ocurre siempre , este tipo de cordones nos exige un especial cuidados al hacer y deshacer las lazadas para que no se retuerzan, algo a lo que tienen tendencia.

Capítulo aparte merece la lengüeta, y no por algo especialmente positivo. Es cierto que es muy acolchada y ofrece un extra de comodidad, pero su exceso de longitud hacia arriba la hace incómoda al flexionar el pie. En la 1080 v7 era larga y en la 1080 v8 lo es más. Pequeño paso hacia atrás de NB en este sentido. No es algo que arruine la zapatilla ni mucho menos, pero es un detalle muy sencillo de corregir que debería replantearse en próximas versiones.

Conclusión

La 1080 v8 se mantiene muy fiel a lo que ha venido siendo últimamente. Un calzado neutro muy estable y generosamente amortiguado. Su anchura  la hace una candidata casi perfecta para llevar plantillas y si no las llevas seguirás beneficiándote de toda esa anchura para dotar de estabilidad a cada una de tus zancadas.

Los corredores de peso alto suelen ser los más beneficiados por las características de la 1080 aunque esta nueva 1080 v8 y su mejorada flexibilidad consigue que los corredores de peso algo más ligero se encuentren más cómodos con ella, logrando aprovechar su amortiguación

Por ser más concreto, la zapatilla tendrá su usuario ideal en todo aquel que se mueva entre los 75 y los 95 kgs, aunque los usuarios de 70 kgs con pie ancho podrán planteársela como opción a diferencia de lo que ocurría con la 1080 v7.

Los ritmos en los que se desenvuelve bien son los normales para un corredor popular que salga a rodar. De 4:30/km para arriba no le sacarás pegas, de ahí para abajo es llevable pero se aprecia que no es su ritmo favorito.

Su peso es de 300 grs para una talla 9 US, lo cual es un buen dato considerando las dimensiones y la cantidad de amortiguación que ofrece.

¡COMPRA AQUÍ LA NUEVA NEW BALANCE 1080 v8!