Saucony Ride ISO

Es una de las zapatillas más queridas por los corredores alrededor de todo el mundo porque es un equilibrio casi perfecto. Es un modelo amortiguado, ágil, cómodo y adaptable a numerosos tipos de corredor y entrenamiento.
Su denominación venía siendo numérica, llegando la pasada temporada a la Ride 10, pero este año la inclusión de la tecnología ISOFIT hace que la nomenclatura cambie para que a partir de ahora la conozcamos como Ride ISO.
Este nuevo nombre ya deja claro que la principal novedad que vamos a encontrarnos es el ISOFIT, aunque no podemos olvidarnos de que la Ride es mucho más.
Ahora vamos a ver cuales son las novedades que incorpora este exitoso modelo de la casa americana:

Media suela:

Esta parte es continuista con respecto a la Ride 10, ya que se había renovado mucho en la Ride 9 con la inclusión del material PWRFOAM y ahora se mantiene en esta Ride ISO.
El PWRFOAM aporta unas características que mejoran las del anterior compuesto SSL Eva. Su densidad lo hace más ligero que este, pero sobre todo las propiedades de respuesta se ven claramente mejoradas, según Saucony, hasta un 50% con respecto al SSL Eva. Siempre es complicado aplicar un porcentaje de mejora en características de comportamiento, pero lo que queda claro es que la Ride siempre ha sido una zapatilla caracterizada por su buen comportamiento en cuanto a respuesta y desde luego esta Ride ISO ha dado incluso un pequeño paso hacia delante en este sentido.


¿Y qué ocurre con el material más deseado de Saucony? ¿Se prescinde de él? Desde luego que no, el deseado Everun se encuentra presente en forma de footbed, es decir, una especie de plantilla debajo de la propia plantilla que nos proporciona un tacto acolchado inconfundible al introducir el pie en la Ride ISO, haciendo que la acogida del mismo sea realmente agradable.
Hasta aquí la parte de los materiales que forman la media suela, y que vienen siendo los mismo de la versión anterior. Pero la media suela de la Ride ISO trae novedades. Toda la partes posterior se nota más “armada”, se ha incorporado un reborde externo que hace que el pie quede acunado dentro de él, dotando a la Ride ISO de una estabilidad superior.


Esta búsqueda de la estabilidad se plasma también en una mayor anchura en la zona media de la media suela, lo que se traduce en un espacio interior más amplio para el arco del pie.
En cuanto a cotas, se mantienen los 27 mm de talón y los 19 mm de antepié dando lugar al clásico drop de 8 mm de Saucony

Suela:

En la suela sigue vigente el diseño Tri-flex en forma de dientes de sierra que tan buenos resultados ha venido ofreciendo en anteriores versiones de la Ride así como en otros modelos de la marca. En este caso cambia la segmentación del taqueado, sobre todo en la parte posterior, con una zona trasera con estrías más numerosas y profundas que garantizan un aterrizaje más suave que la versión anterior.


Los cauchos empleados son también los mismos a las versiones anteriores. Nada que objetar en este sentido, ya que el rendimiento es bueno.
Las partes más expuestas al desgaste como son la parte externa del talón y la parte zona final de la puntera están protegidas por el compuesto XT-900 de gran resistencia a la abrasión.
En las partes intermedias de la suela, donde se busca el compromiso entre durabilidad y agarre, el compuesto escogido es el iBR+ que da la talla a la perfección.

Upper:

Es la parte más trabajada en este modelo, siendo incluso la responsable del cambio de nombre del mismo. La incorporación del sistema ISO hace que la Ride de un salto de calidad definitivo, colocando la calidad de su ajuste al pie al nivel de sus hermanas mayores y, por tanto, haciendo al corredor más difícil elegir entre ellas.


Para quien aún no lo sepa, el sistema ISOFIT de Saucony se basa en una estructura interna tipo botín, prescindiendo de la clásica lengüeta y añadiendo unos tirantes a los que se anclan los cordones.

El funcionamiento de este sistema es impecable, ofreciendo un ajuste preciso y personalizable que se adapta a cualquier anchura y altura de empeine.
La malla resulta algo más abierta que en la versión anterior, evitando que haya dificultades en la transpirabilidad del pie.

Conclusión:

Las Ride ISO van a poner complicada la elección a los devotos de la firma Saucony. Esta versión acerca el modelo a las prestaciones de la Triumph y puede que incluso la iguale en algunos aspectos, como por ejemplo el ajuste al pie. Es cierto que la renovación en la configuración de la suela ha influido en el upper y ha dado como resultado un anchura de horma superior a la que tenía el modelo Ride 10, lo cual puede hacer ideal esta zapatilla para los usuarios de plantillas, corredores con el pie algo más ancho de la media o simplemente aquellos que busquen una sensación de mayor libertad en el pie.
Sus cualidades dinámicas son las ya conocidas en la saga Ride: una zapatilla muy versátil que aúna amortiguación, una buena respuesta, estabilidad y sujeción del pie tremendamente personalizable.
El drop se mantiene en los clásicos 8 mm y su peso está en torno a los 275 grs.

¡COMPRA AQUÍ LAS SAUCONY RIDE ISO!