New Balance 880v8

El crecimiento que ha tenido la marca New Balance en el mundo del atletismo ha ido haciendo que de forma gradual todos los productos vinculados al mismo mejoren. La 1080v8, la Zante v4  o incluso la 1500 en la categoría de zapatillas de competición son solo la punta del iceberg, pero otros modelos como la 880v8 son la prueba de que New Balance se ha colocado entre las marcas de referencia en productos de running por méritos propios. La 880v8 (no os dejéis engañar por el número de la versión, este modelo lleva más de 10 años fabricándose) es una zapatilla de entrenamiento para pisadas neutras o usuarios de plantillas, recomendada para corredores por debajo de 75 kilos y corredoras por debajo de 55 kilos. Tiene una construcción más tradicional que otros modelos de la marca, con una horma amplia, buen ajuste, mucha estabilidad y un drop de 10 milímetros. Una apuesta segura que New Balance ha empezado a dar el mérito que se merece con grandes materiales y acabados.

En lo que a la suela se refiere son ya conocidos los cauchos utilizados por la marca estadounidense: Blown Rubber y N-Durance. El primero diseñado para traccionar y dar un agarre mayor en las zonas de despegue y el segundo para resistir mejor la fricción y la abrasión situado en las zonas de mayor impacto y la puntera. Al contrario que otras marcas que montan muchas estrías de flexión la 880v8 tiene únicamente 2 más profundas lo que no la hace menos flexible, solo que la flexibilidad de la zapatilla la incrementan con otras tecnologías que encontramos en la mediasuela.

Encuentra los modelos con la máxima amortiguación de tus marcas favoritas

Precisamente la mediasuela es la parte en la que más cambios encontramos en esta nueva versión. Aunque sigue presente el Trufuse, un material de dos densidades compuesto por Abzorb y Acteva en la que la parte más cercana al suelo es la que amortigua y resiste el impacto y la parte más cercana al pie la que aporta ese extra de propulsión en el despegue. Esta diferenciación es incluso visual, pintando de un color la parte que encontramos en el talón de la mediasuela y de otro la de la zona de los metatarsos. Sin embargo, el rediseño de esa parte radica en parte en la idea geométrica del Fresh Foam, en la que parte de la mediasuela externa tiene formas que salen hacia el exterior permitiendo que la zapatilla sea más flexible en la entrada y se absorba mejor el golpe mientras que la parte interna tiene esas mismas formas geométricas hacia el exterior, aportando más estabilidad y control de la pisada. Como ya hemos nombrado anteriormente, su drop de 10 milímetros (20mm en el talón y 10mm en puntera) le viene como anillo al dedo para ser válida para un amplio espectro de corredores que tengan como principal necesidad la estabilidad y la amortiguación.

Pasando a la zona del corte vemos cambios significativos que tienen que ver con los nuevos materiales que New Balance monta en sus zapatillas. No encontramos costuras más que en la zona del contrafuerte, eliminando peso y dejando la balanza alrededor de los 310 gramos según la talla. Varias tiras elásticas rodean de forma horizontal la zona del empeine, permitiendo un ajuste más natural y adaptable a la forma de nuestro pie. El cordaje plano y elástico que ya encontramos en New Balance desde hace unos años completa la idea de un ajuste eficaz pero sin agobios.

Complementa tu zapatilla neutra con las mejores plantillas a medida

Estamos ante una de esas zapatillas perfectas para aquellos corredores que se inician y quieren seguridad absoluta, también para plantilleros que busquen un modelo estable, de horma amplia y muy buen tacto. Su buen equilibrio entre amortiguación y estructura es la clave de su éxito, lo que unido a su drop de 10mm la convierte en una zapatilla poco exigente para rodar a ritmos entre 4:45 y 5:30min/km.

¡COMPRA AQUÍ TUS NEW BALANCE 880V8!